Cuando el destino te habla…

Jose LuisConsorte PuzzleroLeave a Comment

Bueno, hace tiempo que no escribía nada, pero creo que es momento de retomar esto…

¿A que me vengo a hacer referencia con lo de “Cuando el destino te habla…”?, pues nos ha pasado un caso bastante curioso recientemente. Esta semana santa había una quedada para realizar el puzzle de 40320 piezas de Mickey (en Ponferrada). En el mismo momento que se abre la inscripción al evento, mi pequeña puzzlera no tarda ni un segundo en apuntarnos. Organizamos unas minis vacaciones de 1 semana y poco ya que el Bierzo está a unas cuantas horas de casa (9 horas aprox., que se dice pronto). Vamos, que el plan era ir a puzzlear todo el fin de semana y tras esto hace una rutilla por Galicia y toda la zona norte de España.

Organizamos la guardería de los perretes (ha costado bastante ya que en estas fechas esta todo lleno), conseguimos que nos den los días de vacaciones. Hacemos reserva en Booking (hicimos 2 reservas en sitios distintos por si acaso) y nos la cancelan (si, si, nos cancelan las dos reservar a eso de 5 días antes de ir). Bueno, como a cabezones no nos gana nadie, hacemos reserva en otro sitio (cruzamos los dedos de que esta no la cancelen) y ya esta todo listo para partir. El evento comienza el jueves, pero por desgracia Jimena tiene que trabajar el viernes, por lo que el plan era salir el viernes por la noche, hacer una parada para dormir por el camino y el sábado llegar sobre las 11-12 de la mañana.

Por cosas del destino,el miércoles llamaron a Jimena y le ofrecieron una beca para un máster, por lo que tras confirmarle la plaza, tuvimos que avisar con todo el pesar que no podíamos ir al evento.

Fuimos siguiendo el evento a través de Whatsapp y dando ánimos a los participantes. Mira por donde, resulta que hicieron el puzzle a una velocidad pasmosa y el viernes a las 4 de la mañana terminaron el puzzle. Increíble, todavía estoy sorprendido de que terminaran el puzzle tan rápido. Vamos que, según lo planeado, nos hubiese pillado a mitad del camino y no hubiésemos llegado a poner piezas. Y para remate, esa semana el tiempo no fue muy bueno (un poco pasado por agua).

Vamos que el destino de vez en cuando da señales un tanto claras y en esta ocasión nos dijo claramente… “Este viaje no es el vuestro”.

PD: Todavía sigo flipando por la velocidad a la que hicieron el puzzle. Sois unos CRACKS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.